Fiesta para los padres en Montelar

Club MontelarBlog - Últimas noticias

Fiesta padres Montelar

Sí. Cada año y todos los años hay una fiesta para los padres cuando termina el curso. Sí. Hay padres que llevan repitiendo fiesta muchos años seguidos. Sí. Cada vez es distinto y siempre tiene su encanto. Las caras de las actrices y artistas, antes y después de la función que llevan ensayando todo el año… Eso sí que es un espectáculo.

 

Meterse en la piel de otra persona, calar sus emociones y darles vida delante del público. Ese es el desafío del actor de teatro. ¿Y para unas niñas de 10, 11, 12 años que aprenden las primeras nociones de interpretación? ¡Lo mismo! Por eso fue genial la idea de aquella voluntaria que -desde la “sombra”, como tantos otros voluntarios de Montelar- ideó una obra de teatro para su fiesta.

La fuente de inspiración fue la película de Disney, Inside Out o Del Revés, la historia del “motor emocional” de una niña de 10 años, Riley (interpretada por Maite), que se enfrenta a los desafíos propios de su edad y de un cambio de ciudad. Las emociones básicas -Alegría, Miedo, Ira, Asco y Tristeza- trabajan en equipo para ayudarla. Pero para nuestra fiesta, la autora de la pieza debió de inspirarse también en las propias artistas, y en su día a día (¿O en su viernes a viernes?). El guión les iba como anillo al dedo. Además, inventó dos personajes, que no aparecen en la película y que llevan el ritmo de la obra. Son conciencia y voluntad, interpretadas por Gigi y Julia.

Lo bueno es aprender

Las emociones no son ni buenas ni malas. Lo bueno es aprender lo que nos enseñan; lo malo sería seguirlas ciegamente…

Para los que se quedaron con las ganas de ver el estreno y sumarse a la fiesta, aquí va la moraleja: “Como veis -dice Voluntad- las virtudes muchas veces tiran de sus amigos (las emociones) porque, si no, no haríamos nada. Y eso es gracias a mí, porque voy y les doy un empujoncito para que se acerquen y les animen…”

Además de interpretar una obra de teatro, las asociadas de Montelar pusieron baile a dos canciones… ¡acompañadas por buena parte del público, que seguía el ritmo desde la silla! Aquí tenéis “I’m better when I’m dancing“.